VISITA LA PÁGINA DEL CENTRO CULTURAL Y BIBLIOTECA                             POPULAR CARLOS SÁNCHEZ VIAMONTE
Gracias al voto del FDT se evito el apagón cultural
Que se sepa!!

A cuatro meses de la media sanción en la Cámara baja, el Senado aprobó con 57 votos afirmativos, 2 negativos y 9 abstenciones la ley que prorroga por 50 años los fondos específicos asignados para la Cultura. Con la consigna #EvitemosElApagónCultural, el debate parlamentario fue acompañado por una jornada de lucha en las calles, una Marcha Federal de las Culturas para exigir al Senado el tratamiento y aprobación del proyecto de ley que había presentado el diputado Pablo Carro (FdT). La sesión comenzó con un homenaje al expresidente Néstor Kirchner a doce años de su muerte y terminó con celebraciones por la sanción. "La de hoy es una decisión fundamental para la cultura argentina y se ha dado un paso extraordinario", destacó el ministro del área, Tristán Bauer.

¿Qué es lo que se ponía en juego con esta ley? El financiamiento de la cultura, el acervo identitario y miles de puestos de trabajo. De estas asignaciones específicas dependen de manera directa, por ejemplo, organismos como el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), el Instituto Nacional de la Música (INAMU), el Instituto Nacional del Teatro (INT), la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP), el Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (FOMECA), la Defensoría del Público, el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) o Radio y Televisión Argentina (RTA). De hecho, el proyecto aprobado anuló la modificación de la ley 27.432 votada en 2017 a instancias del gobierno de Mauricio Macri, que estipulaba que el INCAA, el INT, el INAMU, la CONABIP y RTA dejarían de recibir de manera directa fondos tributarios desde enero de 2023.

La votación

La aprobación se consiguió con el voto del Frente de Todos y los monobloques provinciales que representan Alberto Weretilneck (Río Negro), Magdalena Solari Quintana (Misiones), Clara Vega (La Rioja) y Alejandra Vigo (Córdoba). A eso se sumó parte de la oposición, ya que el interbloque de Juntos por el Cambio votó dividido. A favor se pronunció un sector del radicalismo, mientras que el PRO tampoco pudo consensuar una postura: los cordobeses Luis Juez y Carmen Álvarez Rivero votaron en contra y el resto del bloque se abstuvo.

Con la presencia del ministro Bauer y varios referentes del sector cultural que habían estado reunidos pocas horas antes en el Gaumont, el debate en el Senado dejó varias reflexiones acerca de la importancia de la cultura y la necesidad de diseñar políticas públicas federales. El senador Ricardo Guerra (La Rioja-FdT) explicó los detalles técnicos del proyecto y declaró: “Ha sido muy demandado y creo que es justo que así sea. Por eso apelo a los senadores para que acompañen su aprobación”.

Los argumentos

Cristina López Valverde (San Juan-FdT) planteó una pregunta a modo de desafío: “¿Cómo nos autopercibimos? Creo que vamos a coincidir en que somos seres sociales y particularmente seres culturales. La cultura es una dimensión que atraviesa la sociedad, que sedimenta, produce encuentro y genera muchas cosas a partir de la creatividad. Tenemos que trabajar en la democratización de la cultura y en una cultura democrática, parece un juego de palabras pero si se piensa bien hay sustanciales diferencias; ambas son deseables y por ambas tenemos que luchar”. Esos conceptos se repitieron varias veces a lo largo del debate: la concepción de los seres humanos como seres culturales, la cultura como parte constitutiva de la identidad nacional y su aporte valioso en la economía del país.

Otros senadores como Mariana Juri (Mendoza-FdT) pusieron el acento en la dimensión de los recursos y la necesidad de encontrar “una forma más federal y equitativa de distribuirlos. Hay que hablar sobre la importancia de que lleguen recursos a cada rincón de la Argentina. La cultura es un gran generador de desarrollo en los pueblos. En momentos difíciles, de tanta angustia, el arte y la cultura colaboran para llevar alivio”.

Desde la oposición, Martín Lousteau (CABA-UCR) adelantó el voto positivo de su bloque pero planteó algunos matices, remarcó la necesidad de dar otros debates y se preguntó si con la prórroga se resuelve la mejor manera de fomentar la cultura, a la que definió como “nuestra identidad y sus manifestaciones artísticas”. También aportó algunos datos: “Hoy representa el 2,38 por ciento del PBI y el 1,8 por ciento del total del empleo en Argentina. La película Argentina, 1985, por ejemplo, empleó de manera directa a dos mil personas; esa es la importancia de lo que hoy se debate”.

María Eugenia Duré (Tierra del Fuego-FdT) también hizo foco en la generación de puestos de trabajo y calificó el acceso a la cultura como un derecho humano. “Son los gobiernos populares los que siempre están al lado de la cultura, y eso es lo que no tenemos que olvidar cuando vayamos a las urnas en 2023”. Desde Juntos por el Cambio subrayaron las diferencias en relación a los plazos y la forma de otorgar los fondos. Carmen Álvarez Rivera (Córdoba-JxC) dijo: “Quiero decirle sí a la cultura, no a las asignaciones arbitrarias que atropellan el federalismo fiscal. En este dramático contexto socioecónomico nos volvemos a preguntar si nos quieren cada día más pobres. Se ve que sí”.

La última en tomar la palabra fue Anabel Fernández Sagasti (Mendoza-FdT), que valoró la trascendencia del tema y expresó: “Este proyecto es transversal, podemos tener algunos puntos de vista diferentes respecto de la cantidad de años o la necesidad de federalizar estos recursos, pero antes de la media sanción había tres proyectos de distintos bloques en la Comisión de Cultura, por lo tanto, hay consenso en la necesidad de que exista un financiamiento extendido en el tiempo y eso debe ser una política de Estado”. La votación ratificó el consenso entre el oficialismo y parte de la oposición.

La celebración

Tras la aprobación, en el recinto y en las puertas del Congreso hubo celebraciones. Tristán Bauer festejó y recordó que "el gobierno de Mauricio Macri había sancionado una ley que le quitaba al cine, las bibliotecas populares, la música y el teatro estas asignaciones específicas. Ahora volvemos a tener ese financiamiento que es fundamental para el sostenimiento de la cultura nacional". El ministro dijo que "esta sanción es por 50 años, pero yo creo que será para siempre porque es fundamental que el Estado esté acompañando al cine, a nuestro teatro, a tantos y tantos artistas". También destacó "el consenso que logró la ley entre las distintas organizaciones y ámbitos de la cultura argentina" y también que "estuvieron todos los artistas acompañando y militando para que fuera posible".

"Estábamos medio desesperados y ahora estamos ahora ultracontentos", destacó la actriz Mirta Busnelli, fuerte impulsora de la ley. "Además -añadió-, hay que tener en cuenta que los fondos que van a estas industrias culturales no salen del presupuesto nacional ni se desfinancian otras actividades sino que surgen de impuestos específicos para la cultura, como el de las entradas del cine". El actor Juan Palomino, que también acompañó todo el proceso, celebró "el voto a favor del arte y la cultura" y añadió: "Estamos contentos también porque se pudieron limar diferencias con los senadores de la oposición y llegar a un consenso; este es un buen ejemplo para entender que las políticas de Estado como las referidas a la educación, la salud, la cultura, los jubilados, la economía, son cuestiones que nos atañen a todos".

“Acabamos de vivir un día histórico para la cultura federal y la comunicación social argentina -afirmó Guillermo Tello, coordinador general de la Multisectorial Audiovisual-. El ejemplo que ha dado el trabajo de todo el sector cultural unido, trabajando federalmente, con una voluntad enorme, generó que gran parte de los bloques voten a favor, incluso aquellos que habían manifestado que votarían en contra. Creo que lograron reflexionar sobre la importancia de la cultura y la comunicación. Hoy hemos logrado reivindicar la cultura en la sociedad argentina. La diversidad cultural es un derecho constitucional y vamos a luchar para que sea garantizado en todo el territorio”.

Fernando Krichmar, de Unidxs por la Cultura, hizo un breve balance desde el recinto: “Este es el resultado de una pelea muy grande donde estuvo en juego la unidad de todos los sectores, fue muy importante la decisión de ganar la calle. Estamos cansados pero con la alegría de haber cumplido con esta lucha, que no es sólo para los creadores sino para todo el pueblo”. Ingrid Urrutia, también de UxC, consideró que “haber ganado esta ley, con más votos de los que esperábamos, es un logro de los meses de lucha que el sector de la cultura y sus trabajadores han desplegado en todo el país. Ahora se presenta otro desafío que es seguir ampliando estos fondos gravando a las plataformas y que el pueblo trabajador pueda acceder a nuestra cultura. Si luchamos con independencia y vocación de unidad, se puede ganar. Esta fuerza debe extenderse a las otras peleas que existen en el sector como el federalismo real, el fin de la precarización o el control de estos fondos por parte de les trabajadores”.

El vicepresidente de Argentores, Sergio Vainman, estimó que lo más importante de la ley es que "garantiza la continuidad de políticas públicas que se han venido sucediendo a lo largo de los años con gobiernos de distinto signo y que se veían amenazadas por la caducidad de la asignación de fondos específicos". Y agregó que "la votación demostró claramente que esto es una cuestión transversal que afecta a todo el espectro político argentino sin importar su signo particular y que la cultura no es patrimonio ni interés de un partido político sino del pueblo argentino en su conjunto".

Fuente: Página12- 28/10/22-  https://www.pagina12.com.ar/

13220251515706725483
10856422360098240921
663792-7-a-prensasenado
896610989792076294
unidxs-3-d3d63
cuultura-60fc7
13220251515706725483